Banfondesa recibe calificación de “A-(dom)”, con perspectiva “Estable”

El Comité de Calificaciones de la firma Fitch Ratings asignó las calificaciones nacionales de largo y corto plazo del Banco de Ahorro y Crédito Fondesa, S.A. (Banfondesa) en A-(dom) y F2 (dom), respectivamente, indicando que la perspectiva de calificación de largo plazo es Estable.

En su reporte, Fitch Ratings explica que los factores clave de calificación para Banfondesa se sustentan en su buena calidad de activos, mejoras en la capitalización, un fondeo diversificado y su rentabilidad moderada al ser una franquicia especializada en microcréditos con apenas un año de inicio de operaciones. Señala, además, que los indicadores de capitalización han mejorado considerando su perfil de riesgo, alcanzando el Capital Base un 11.79%, mientras la solvencia regulatoria fue 14.25%, superior al índice regulatorio del 10%.

Fitch Ratings considera que la experiencia en la gestión del riesgo crediticio le permitirá mantener indicadores sanos de calidad del activo ya que Banfondesa “ha presentado una morosidad baja en el tiempo”.

El informe de Fitch añade que “dada su conversión a banco, la entidad asumió una estructura organizacional más pesada, inversiones tecnológicas, carga impositiva, así como provisiones regulatorias, impactando sus niveles de rentabilidad a pesar de su margen financiero amplio. A junio de 2016 el Retorno sobre Activos (ROAA) se situó en 2.79%, pero Fitch estima que “el ROAA mejorará al cierre de año al estabilizar su operación como banco y al ampliar su base de clientes reduciendo el costo del fondeo”.

El presidente del Consejo de Administración de Banfondesa, Cristian Reyna, aseguró que la entidad bancaria especializada en microfinanzas ha mostrado una evolución muy positiva en apenas quince meses de operaciones como entidad regulada y continuadora de los logros históricos alcanzados por el Fondo para el Desarrollo, Inc. (Fondesa).

Reyna afirma que “la operación de Banfondesa genera ventajas competitivas en la inclusión financiera de los segmentos productivos y grupos de poblaciones más vulnerables y de bajos ingresos, tanto urbanos como rurales de la República Dominicana”. También destacó que la entidad aumentó su participación en el mercado financiero rural y la región fronteriza con Haití, e incluyó más mujeres y jóvenes al sistema financiero formal de la República Dominicana.